h1

Revolución cubana, el remix

noviembre 15, 2007

Como uno de esas clásicas baladas ochenteras que los nostálgicos se han encargado de reanimar con arreglos pop y parafernalia techno, la revolución cubana repite su discurso. Ya no es tanto que sea un discurso obsoleto, sino -lo peor- es que es mentira. Este remix de revolución es una tonada linda y pegajosa, que has estado oyéndola toda la vida. fidel.jpgPromesas falsas aliñadas en el mejor caldo de cultivo que puede tener Cuba: Ser una isla rodeada de mar. Once millones y medio de cubanos encerrados en el mejor de los mundos posibles, adonde no llegan la prensa extranjera, ni las opiniones diferentes, ni internet, porque hacen daño, porque atacan a la revolución, porque están al servicio del Enemigo. Dicen así y defienden su mundo desbordante de humanidad, aunque yo solo encontré humanidad en los ojos del más pequeño de mis parientes, que con apenas 6 años, aún no sabe que soy la gallina de oro, a la que desplumar, porque así lo establece mi condición de rica emigrante. “Un mundo solidario”, saltan ante cualquiera de mis “críticas venenosas”. La solidaridad tiene el precio que tú puedas pagar por ella. Si no tienes dinero estás más liquidado que un sombrero en el país de los sin cabezas. En mi regreso a Cuba encontré el mismo lugar de siempre, un país sofocado por la propaganda, de donde todos se quieren ir, donde todos roban, donde nadie trabaja, donde todo es ilegal, donde todo se derrumba: las casas, la moral, la decencia, la verdad. ¡La ética y la estética! Pero qué pintan tus críticas, tu palabra no vale nada, tú no existes, tú no estás, tú no tienes derecho, tú no tienes país. Tú solo tienes dinero para comprar lo que su dignidad no les permite tener y que es todo. Alimentos, zapatos, medicinas, esas cosas que están ahí, en los estantes de las tiendas por dólares en una economía anómala que respira en paralelo a la otra economía, a la doméstica, esa que les exige sobrevivir con dignidad, pero sin nada. El resultado queda a la vista, un país arrasado, donde las palabras se han quedado huecas de significado. Los cubanos ya no saben qué es dignidad, ni qué es solidaridad. Repiten esa mentira como si fuera un escudo Ya ni siquiera se acuerdan de qué es realmente una revolución. Piensan que es rebatir las palabras del otro, que es soportar con estoicismo lo que parece ser más que un proyecto, una maldición. Pero cada uno de ellos después de haberme contado su tragedia, de haberme confesado que se quieren ir, que es un Sistema donde nada funciona, que La Habana se cae, que Fidel Castro es un cadáver político y muy pronto uno real, me escupieron en la cara su verdadera tragedia. Vuelven a repetir la misma tonadilla esperanzadora de que Raúl Castro sí sabe lo que quiere y abrirá el país a las iniciativas hasta ahora vetadas por un hermano obstinado y caprichoso. Raúl Castro, -me explicaron algunos- solo está esperando que la vida siga su curso para hacer de Cuba ese ejemplo de humanidad, solidaridad y Socialismo, que yo no alcanzo a entender. Es eso, en fin, lo peor de la Revolución remix.

5 comentarios

  1. ¿Qué esperabas, Katiuska, qué esperabas…? La revolución cubana parece, cuando menos, un anacronismo. Yo nunca he estado en Cuba, pero sé algunas cosas porque las he leído en un libro de una joven promesa. Por lo visto, allí el futuro fue ayer. Tú sabes, Katiuska, que sí tienes país, que tu país (como la ciudad en el poema de Kavafis) va contigo y jamás podrás desprenderte de él. Me cuesta mucho creer que vayas a renunciar al derecho y la obligación de trabajar por que el futuro de tu país apunte a mañana.
    Un abrazo.


  2. Por cierto: que digo yo que el tal Raúl Castro también tendrá ya una edad tirando a provecta, ¿no? ¡Menudo relevo!


  3. Aún así, lo que diga la prensa mundial en contra de mí país sólo sirve para repetir mentiras que quieren decir los que el dinero no le es problema. Más, yo no tengo nada más que éstas letras, vivo sencilla y humildemente, pero: no puedo permitir que se hable tan mal y tan engañosamente de mí país porque al parecer, la que más: sólo ha venido de visita aquí y ha tenido la “buena” suerte de escuchar lo que quería escuchar. Eso de si Cuba y la Revolución Cubana está deteriorada y condenada al fracaso se lo dejo al futuro, tengo por seguro que nada es eterno, pero los principios con los que en más de un siglo se ha peleado en mi país y vencido se mantendrán indebles. Para qué quiero dinero si tengo miedo? Para qué quiero leer en los diarios todos los chismes de los grandes y la propaganda politiquera y social que lo único que aporta es esclavitud que impone la sociedad? Les regalo todo eso por convivir con mi familia con la seguridad que tengo de pasearme a toda hora y en todo momento y saber que no existe el enemigo capaz de entrar a mi Cuba con bandera mercenaria a cambiarnos la historia. Le aseguro que de tres comentarios que escuchó decir ésto o aquello de mí país está con Cuba, con Fidel, Raúl y la Revolución, pero su condición de Agente de Seguridad del Estado o simpatizante le permite expresarse de ese modo, así que le exhorto a no hablar más de lo que debe para que no vea el poder que tenemos. No cambio mi Revolución, no quiero otra, y no permito que nadie lo haga y: no estoy sólo, asegure eso, veo a mi alrededor personas dispuestas a defender a su país y a su Revolución con los ojos cerrados. Es mejor que nadie se equivoque! Cada quien es libre de decir lo que quiere, pero hay que estar con la verdad palpable, a pesar que nadie es dueño de la verdad absoluta, pero, si acaso vuelves a venir a mí país, tómate el tiempo de ver las manifestaciones en contra de las injusticias mundiales, la solidaridad cubana y la tranquilidad con que se pasea hasta el más pequeño por cada una de nuestras calles…


  4. Hola, Leonardo, me encanta que sea tan feliz en su país y que esté tan orgulloso de su Revolución y los dirigentes de su gobierno.
    Solo permita a los que no la piensan como Ud., sea que vivan dentro o fuera de la isla; visitantes ocasionales o simples lectores; decir su opinión donde quieran y como quieran, del mismo modo que a Ud. se le permite decir la suya alto y claro aquí sin que por ello sea más o menos aceptado y/o tolerado. Sabrá ya que en los blogs los comentarios se pueden cancelar y así no haber existido jamás ni ser leídos por alguien más que el/la bloguer@. Y no es el caso, le damos la bienvenida aqui.
    Aún así recuerde, nadie le obliga a leer aquí y menos a que esté de acuerdo con lo que aquí se escribe.


  5. Rx: De acuerdo contigo, sólo dí mi opinión (libre opinión) al respecto. No ofendí a nadie en específico, ni puse palabras como las que me he encontrado en otros blogs que de forma descarada le hacen a Fidel, a Chavez, a Evo; en cambio: el/la bloguer@ no los quita, a sabiendas que una de las políticas del sitio es esa: sin llegar a extremos. Estoy a favor de la libre opinión y muy de acuerdo contigo: una vez más…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: