h1

Bobby Fisher: 64 años, 64 casillas

enero 18, 2008

bobyfisher.jpgbobyfisher.jpgEra el Rey de su propia partida. Hoy la ha perdido. Jaque Mate a Bobby Fisher, el artista, el matemático frustrado, el genio. Jugaba al ajedrez como quien respiraba. Estaba enamorado de la dama blanca, pero de tanto en tanto tenía una aventurilla con la negra. Para él la vida era esta: solo existía en un universo formado por 64 casillas, pero lleno de posibilidades. El rey era un poco aburrido y estático. Apenas le interesaba. El Alfil, demasiado radical. La torre, dinámica, de sus preferidas. Los peones, imprescindibles. Los caballos, lo mejor. Del mundo verdadero, Bobby Fisher, escapó o tal vez fue expulsado a patadas. No entendió las reglas de los que quisieron convertirlo en un símbolo político. Todo por ganarle a un ruso en plena guerra fría, cuando él solo hizo lo que sabía: jugar al ajedrez. Ganar.
Sí, quizás tengan razón los que dicen que estabas un poco loco, pero si estamos ya tan cuerdos que no nos mueven las pasiones, sino las corduras, me quedo contigo, Bobby Fisher. El maestro, muerto a los 64 años en la indigencia, atrapado en un tablero a cuadros, blancos y negros. Sesenta y cuatro casillas para vivir, para enloquecer.

2 comentarios

  1. escaques


  2. Me encantó el título. No me había dado cuenta que realmente eso es lo que pasó. ¿Para qué vivir más allá de sus 64 mundos?



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: