h1

La (in)utilidad de las Cosas

marzo 19, 2008

¡Las cosas! Las grandes, las pequeñas. Estamos rodeados de ellas, tan útiles, tan necesarias, tan cómodas. Son las cosas con las que llenamos la cotidianidad: tan modernas, de tan buena calidad, tan bonitas, tan caras, tan baratas. Todos los adjetivos sirven y al mismo tiempo sobran. Así son las cosas, a las que siempre les va tan bien el viceversa. Se cuelgan de nuestro cuello, como el Ipod o las gafas y nos chantajean con su espíritu práctico y su carácter irreversible. Pero están también, las otras cosas, esas que viven dentro del armario y nos estrujan de nostalgia cuando intentamos deshacernos de ellas. Es el cuaderno de matemáticas de tercero o la maleta de la primaria con su broche metálico. Son los souvenirs que compramos o nos han regalado en aquel inolvidable viaje a Casiopea, por decir algo. Y por demás, hay cosas que nos persiguen para que las compremos, las que nos hacen guiños, detrás de los escaparates o las que te asaltan a mitad de tu serie preferida en acosos que duran 12 minutos. La cosa se pinta interminable, infinita o tal vez, estoy cosificando demasiado este discurso. Reviso mi cartera y cuento, entre otras cosas: un llavero con cinco llaves, tarjetas de créditos, tarjetas del super, tarjetas de salud, de seguridad social, tarjeta de débito, tarjeta de navidad del año 2000 que alguien me regaló, carné de conducir, carné de la biblioteca, el del trabajo, el abono transporte, el de la piscina. ¡La mar de cosas! Cuando a veces nos basta un trozo de sol y una canción para ser feliz. Y no hace falta irse a África por tres meses, para entender para qué sirven tantas cosas.

2 comentarios

  1. A mi lo que me gusta es el tiempo que le dedico a pensarte una cosa. La cosa en sí, no me interesa para nada. Es el investigarla, saber todo de el(la), definir qué de lo que se ofrece es perfecto para ti, para esa cabecita loca e imbranata, lo que me gusta de “las cosas”.
    Después te quedas con la frase “es mio” malinterpretada y yo, dale que te pego, a dar explicaciones: Es mio porque lo parí para ti, porque pasé horas estudiando las “especificaciones técnicas” de varias iguales, mordiendome las neuronas con la pregunta: ¿cuál es la tuya?; porque visité todos los sitios web especializados de cualquier país para localizar un precio asequible a nuestros bolsillos (ya “bucati” por la hipoteca y demás) y momentos.
    ¿Puedo quedarme con estos placeres sin comprar las cosas?
    ¿Será esta la “to be or not to be” del siglo XXI?


  2. No sé si quedó claro (llegó un jefe y tuve que submit corriendo):
    El placer real es que sean TUYAS las cosas.
    A mi dejame dos vestidos: el negro y el verde.
    Gracias.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: