h1

Contra la homofobia

mayo 17, 2008

Todos tenemos amigos y vecinos maricones, y una tía tortillera o tan solo medio marimacho. ¡Todos somos tolerantes! ¡Qué simpáticos! ¡qué creativos! ¡qué… dicen de los gays, hasta que viene tu hijo Juan y se para frente a ti para decirte que le gustan los chicos. Entonces, la moderna y lúcida perspectiva de la vida se les desinfla. Hace nada más que 18 años los homosexuales eran considerado enfermos mentales por la Organización Mundial de la Salud. Para muchos todavía lo son. Enfermos, pervertidos, pedófilos, depravados, y todo lo que tenga que ver o no con conductas inmorales o reprobables por la gente de bien. Obviamente, los homosexuales no están entre estos últimos. No creo que valgan las etiquetas. Los homosexuales y los heterosexuales son iguales. Yo trato de explicarlo con sencillez, porque no entiendo porqué molesta tanto que alguien no quiera chocolate y elija fresa. Nunca entiendo porqué está tan sobrevalorado lo de la orientación sexual, qué cambia si lo haces de una forma o de otra, o con quién. ¿Y a quién puede importarle tanto? Hoy más de 70 países en el mundo criminalizan la Homosexualidad y condenan los actos sexuales entre personas del mismo sexo con penas de prisión, en casi una decena de estos las condenas son la pena de muerte. Eso no es fresa y chocolate. Estos no entienden las diferencias, estos no son tolerantes. Estos siguen creyendo que ser homosexual es una enfermedad. ¡Qué miedo me dan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: