h1

Tiempo de ballenas

agosto 12, 2008

Hablamos del calor, del amor, del sexo, de la televisión, de la política, del trabajo siempre en una dialéctica esperpéntica que nos lleva en alguna dirección ilógica. ¡Cómo hablamos! Nos sobran las palabras de más y nos faltan las de menos. Las ballenas jorobadas lo tienen más sencillo, no hablan, a pesar de que desde hace años los científicos sospechan que esas ondas que, como notas musicales trasladan el mar son una especie de parloteo cetáceo. En fin, las ballenas jorobadas llegan cada año a las playas de Puerto López, un pequeño pueblo de pescadores en la provincia ecuatoriana de Manabí; en esas aguas se congregan por cientos, danzan en busca de una pareja. ¡Qué sabias! no preguntan si tienes fuego, ni qué libros leen, no se preocupan más que por los turistas tontos que le enciman demasiado la embarcación. Con sus cuerpos monumentales los machos danzan, se derrumban encima de las olas y provocan otras más altas para que las hembras se queden tontas mirando todo lo que pueden hacer. Es por instinto, claro está, pero los humanos somos torpes por instinto y prometemos lo que no cumplimos y decepcionamos, y nos derrumbamos encima de nosotros mismos, y nos quejamos. ¡Qué sabias las ballenas! Voy a ir a verlas cuando cumpla los 40, a ver si aprendo algo.

2 comentarios

  1. Si, las ballenas son sabias y hermosas. Tan majestuosas y con esa elegancia “enorme”… me encantan.


  2. Ojala y siempre podamos seguir disfrutando de la belleza y sabiduria de las ballenas!…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: