h1

Ella

diciembre 17, 2008

Ella grita, Ella pierde la paciencia, a Ella se le salen las venas del cuello y se le pone roja la cara, pero es inofensiva. Solo quiere decir que está desesperada y entonces, grita. Ella es así, está amando a su manera y no quiere decir algo tan obvio: Ella extraña su cuerpo por las noches y sus ojos por el día. Ella es extremadamente convincente en su pose agresiva: se le desfigura el rostro y la voz. Ella se vuelve sorda cuando grita; Ella no tiene nada que decir, porque las madrugadas son tan largas que le parece claro que ella grite. Ella tenía una lengua de fuego y unas garras de amor-odio, pero ella se está enfermado de domingos, donde no corre el viento y los relojes atómicos mundiales tienen un extraño compás de cada tres horas dejar correr un minuto. Ella grita, para esconder lo que siente, ella intenta alejarla de su órbita. Ella pierde su sintonía con Ella, se da cuenta que dice perro y Ella entiende gato. La comunicación se está volviendo Babeliana con Ella, pero no sabe qué hacer y grita todavía más, como si fuera culpa del mal de la sordera y no de la distancia. Ella sigue gritando, le salen granos en la cara, el pelo emblanquece de desesperación y de nostalgia, o de ganas de ella, pero Ella no sabe cómo hacerlo peor, ignora que exista la paciencia, siente que  se pierde en un ruido digital que eructa el teléfono. Ella se indigesta de iras y termina pedorreando el Hamor, cagándolo. Ella grita, señores y señoras, es cierto, ella tiene la culpa, asume su responsabilidad… ¿ pero qué hay después de tanta responsabilidad?  Solo el desasosiego, solo el grito de Ella. Ella llora, ella canta mal y con la lluvia, ella se vuelve extraña, porque está manca, tuerta, coja, deshilachada y a mitad. Y si hay gente que va por la vida conformándose con las mitades de los otros, Ella no. A ella le gusta la luna llena, aunque los medio locos se vuelvan hombres lobos y los vampiros salgan a chupar sangre fresca. Ella escribe que está gritando, regalando sus gritos al por mayor, sin inventario ni hipotecas. Llévese un ejemplar de gritos autografiados por Ella. Vengan a recoger su dosis de gritos: ¡son gratis! Ella grita su humor de perro, está enviando su señal, pero se le gastan las pilas a su entusiasmo, se sobrecarga de gritos y relámpagos. Ella Hama, Ella extraña, pero sí, tienen razón, señoras y señores, Ella grita.

4 comentarios

  1. Por que grita asi?, por que esta tan desesperada?…
    A todos nos da deseos de gritar para desahogarnos a veces…


  2. Los demonios del corazón se convierten en las cicatrices que luego cuidamos con ternura y convencimiento.

    Besitos, bonita


  3. Gracias, paly, por estar. Ya nos miraremos estas cicatrices como supervivientes y quizá hasta estaremos orgullosas. Besos


  4. Ella ha oido los gritos de Ella. Se parecen a los suyos. ¿qué raro, no? El lobo aulla porque siempre habla un lenguaje diferente al de la luna.
    Si Ellas logran hablar el mismo idioma quizás disminuyan los gritos…?????



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: