h1

Nadie es una isla completo en sí mismo

enero 15, 2009

“No se resuelve nada, por eso no hacemos nada”. Respondió Silvia en la clase de hoy en la uni, a la pregunta del profesor de qué podemos hacer para que los políticos nos escuchen. El profesor le preguntó a la clase si no habíamos pensado en movilizarnos. Entonces llegó la respuesta del inicio de este post, la respuesta de una chica de 23 años que estudia para ser periodista. Así se define el estado actual de la sociedad: la apatía. La conclusión es que no nos gustan nuestros dirigentes, los políticos no sirven, pero no hacemos nada. La respuestas es desinteresarnos de todo, por lo que -al final- las personas contamos cada vez menos y ellos -políticos, banqueros,  dueños de empresas-  tendrán las manos cada vez más sueltas para hacer con nuestras vidas lo que quieran.  Movilizarnos no es solamente ir a las manifestaciones, que siempre vamos menos; es leer sobre el tema, saber qué está ocurriendo realmente en Gaza, cómo empezó toda la historia de Israel, tras la repartición del mundo por las potencias ganadoras de la II Guerra Mundial. Es escribir sobre esta pelea de león a mono que la ONU presencia como si fuera una entidad decorativa, una especie de alfombra a la que todos pasan por encima.  Al menos, creo que es difícil para alguien que se sienta periodista estar al margen de la política, la doméstica y la internacional.  El profesor trató de animarnos a decir lo que pensábamos sobre los bombardeos en la Franja y de cómo estaba tratando el tema la prensa española, así como de la actuación de nuestros políticos. Silencio absoluto, la gente en el aula estaba impaciente por largarse, solo dos chicos y yo comentamos lo que pensábamos. El resto permaneció en silencio, sin opinar, inmutable.  ¡Cómo si pudiéramos permanecer así! ¿Será cierto que esta es la generación del corte y pega?  La que no se compromete con nada, ni se inmiscuye en cosas difíciles, la que se desentiende de los problemas, porque “no se resuelve nada”. ¿Será que me estoy poniendo demasiado mayor? Me vino a la mente el poema de John  Donne con el que titulo el post.

One comment

  1. Puede que esta generación despierte de su afán consumista, pero si no lo hace, la siguiente tendrá que reaccionar y la pondrá en evidencia. Piensa que lo que está sucediendo es también resultado de la educación impartida por las generaciones anteriores. La nuestra quería una generación acomodada, que mantuviese el consumismo, no quería que su familia fuera rebelde, y la anestesió con dádivas para que mantener el status quo. Le vendimos un mundo casi perfecto y no les contamos nuestro sacrificio por conseguir aquello que tenemos. Piensa que hasta la generación del 68 se ha aburguesado.

    No desesperes. Nuestra generación no tiene derecho a criticar la que nos sigue, ya tenemos bastante con haber pelado vivos a nuestros progenitores … Es demasiado psicoanálisis. Pero ¡no desesperes ni subestimes la energía de la juventud!

    Besitoss



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: