h1

La publicidad que nos asfixia o nos salva

julio 18, 2009

No sabría decir si la publicidad nos asfixia o nos salva.  De un tiempo a esta parte, es como si “ese acto comunicativo que tiene por objeto la venta o la contratación de un producto”, según la academia, me acosara.  Es como una pesadilla: Uno de los más importantes teatro de la ciudad ha perdido el protagonismo de su nombre para dárselo a un fabricante de helados,  los festivales de música adoptan descaradamente el nombre de su patrocinador y pasan a llamarse como una marca de cervezas o una entidad bancaria.  Los deportistas parecen monos de circo con tantas etiquetas y anuncios en sus vestimentas.  ¡Estas cosas me matan!  Si te atreves a mirar a lo alto ya ni se ve la luna, vivimos y morimos entre carteles publicitarios, neones gigantes que muestran botellines de coñac o hamburguesas, a punto de aterrizar en tu cabeza. publicidad-fernando-alonso Hoy he estado chancleteando por la ciudad, ese deporte de los que nos quedamos con el destino asfalto como mejor oferta del verano.  La cara del idiota de turno en la televisión me persiguió insistente desde la fachada de la tienda más cara de España, el mismo tíode la boca obscena que cada 21 minutos me roba 12 desde la pantalla de la tele.  Y sin embargo, si el Gobierno aprueba eliminar la publicidad de la televisión pública todo el mundo se echa las manos a la cabeza. Nos pondrán el canon del servicio y los ciudadanos tendremos que pagar, sólo por tener una televisión en casa, aunque no la encendamos desde la última crisis existencial. El sector de los publicitarios se tira de los pelos, porque perderá uno de sus mejores clientes. Las operadoras telefónicas anuncian que si las obligan a pagar un porcentaje a  la televisión estatal para compensar las pérdidas por las entradas publicitarias, nos alzarán las tarifas de los servicios.    Se desata la hecatombe  si la publicidad falta.   El periodismo vive de la publicidad.  La noticia es que 6 de cada diez empresas no comprarán el Windows 7 el próximo año, por cuestiones económicas. Mi jefe dice “no hagas esa noticia”.  -Pero, es importante. ¿no?  -dudo de la orden.  Microsoft nos da de comer. Hay que callar.

One comment

  1. Eso es parte de las maravillas del mundo moderno y de los “adelantos”…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: