Archive for 27 agosto 2009

h1

Los famosos hartan

agosto 27, 2009

El periodismo basura toca fondo, aunque yo me niegue a creerlo. Hoy, sin embargo, he leído en un teletipo que la gente se cansa de leer el excremento informativo que generan los famosos.  Los periodistas vamos repitiendo lo mismo,  sin escrúpulos, mintiendo muchas veces, reciclando la información ya publicada, cambiando la fecha y el título para que los lectores caigan y compren el periódico, pinchen en la información.  Pero, el lector se harta, señoras y señores, el lector no quiere saber nada más de Michael Jackson. Es lo que dice una encuesta realizada por Yahoo (tampoco de creerse a pie juntillas) realizada a 25.000 internautas.  El 39 por ciento de los internautas considera excesiva la  cobertura informativa tras la muerte de Mickael Jackson y preferiría  que se dejara de hablar tanto del popular cantante. La actriz Megan Fox,  de la que nadie escribe sobre sus cualidades histriónicas (reducidas), sino de lo buena que está, ocupa la segunda posición de los personajes de los que los lectores se han cansado. El tercer famoso que está colmando el interés del respetable es la bikini Spears (Es Britney, pero yo le ha rebautizado por su amor a esa prenda). Leí con satisfacción el teletipo, me alegré inmensamente…¡TODAVÍA QUEDA ALGO DE ESPERANZA!

h1

La empatía y los robots

agosto 24, 2009

replicante

Hay una frase del libro ‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’ de Philip K. Dick que todos los días me viene a la mente, como un estribillo.  Una replicante de última generación, tan especial y sofisticada que ni ella misma sabía que no era humana, le pregunta al caza-androides qué diferencia a un robot de una persona. Rick Deckard, que interpreta Harrison Ford en ‘Blade Runner’,  la versión cinematográfica del libro, le responde que la empatía.  Esa característica  nos separa de  ‘los metales’, como le dice Sarah Connor a los robots.  Cada día busco la empatía, en el conductor del autobús, en una funcionaria del ministerio de Exteriores, cuando me cruzo con los demás por los pasillos de mi trabajo, escudriño en la cara inamóvible del guardia de seguridad, en mi jefe, en la jefa de mi jefe.  Estoy a la espera de una señal que me diga ‘aquí estoy’.  Apenas nos miramos, porque mirarse incomoda y creo que esa cualidad de la que Dick hablaba en su novela ha quedado sepultada en el tiempo, entre tanto simulacro de humanidad.  Cuando me supera el desánimo, pienso que soy yo, que me he convertido en parte del mobiliario de la oficina y mi apariencia despeinada es ahora una silla azul con brazos que teclean incansables delante de un ordenador, o que soy la fotocopiadora con su atracón de papel cotidiano.  Por suerte, leo que los amigos de Óscar Pérez, el montañero que murió en una montaña de Afganistán, han intentado lo imposible por rescatarlo y sólo lo imposible ha conseguido hacerlos desistir.  Esta es la empatía y en efecto, es lo que nos diferencia de los robots, aunque a veces nos parezcamos tanto.

h1

Lubna, una mujer con pantalones

agosto 4, 2009

Lubna-Ahmed-Al-HuseinUn día Lubna Husein, decidió que estaba guapa con jeans, que son cómodos y prácticos.  Decidió salir a un café de Sudán, su ciudad, donde primero la miraron, con atención, luego con un poco de lascivia. Después de las miradas vinieron los hechos, la arrastraron por la calle, le pegaron y la insultaron por indecente, por inmoral, porque las mujeres tienen que vestirse cómo quieran los hombres. Ellos hicieron la ley y Lubna, la periodista sudanesa, como todas las mujeres musulmanas tienen que cumplirla. Ahora, le esperan 40 latigazos por atreverse a salir a la calle con unos vaqueros. Demasiado valiente, demasiado mujer, demasiado Lubna. Demasiado demasiados para las mentes estrechas que hacen semejantes leyes*.

*Según la interpretación de la ley islámica que fue adoptada por el régimen islámico de Sudán que ascendió en un golpe militar con el presidente Omar al Bashir en 1989, se considera indecente vestir pantalones