Archive for 29 noviembre 2009

h1

Hablar del poeta Gil de Biedma

noviembre 29, 2009


Qué se puede decir de este hombre. Lo que dicen las aburridas  definiciones de las enciclopedias, el típico nació en 1929, en el seno de una familia catalana acomodada, por ejemplo.  O preferimos lo del maricón-poeta que dedicó su vida a la lírica y al sexo,  a las orgías artísticas y lujuriosas del verso y de la carne. No lo sé, me da igual.  No me interesa etiquetar a ‘El Cónsul de Sodoma‘, como decidió llamar el director de cine Sigfrid Monleón a su biopic sobre el mejor representante de “la poesía de la experiencia”.  Yo me quedo con su crudeza y su soledad. Si la escena de sexo de la película, entre Bel (Bimba Bosé) y Biedma (Jordi Mollà) ya se comentan en los medios y los calentones ya han provocado la censura y el ardor en muchos, pues también me conformo. No será el non plus ultra del arte, sin duda. Al parecer la cinta basada en la biografía escrita por Miguel Dalmau (Circe 2004) se habla poco de sus metáforas poéticas  y más de  sus orgías con marineros. Yo aún no he visto la película, ni la critico, pero después de mirar el tráiler y leerme algunos comentarios, pienso que quizá se convierta en la primera aproximación de muchos a Jaime Gil de Biedma, a través de su vida erótica.  Ahora mientras releeo su ‘Pandémica y celeste’  ó  ‘Un cuerpo es el mejor amigo del hombre’ quién sabe si el poeta, desde allá donde esté, se regodee en este retrato del deseo que lo mató.

h1

Los amigos

noviembre 17, 2009

Dos niños se encuentran en un restaurante, los padres del niño A charlan en una mesa con otras dos personas.  Ignoran a los padres del niño B, que un sitio más allá beben unas copas de vino, mientras hablan de la crisis. El niño A se aleja unos metros de la mesa, se acerca con su pequeño coche de plástico al acuario donde se angustia un trío de langostas; ignoran que viven sus últimos minutos en el corredor de la muerte.  Las mira mientras rueda el autito sobre las paredes de vidrio, como si les mostrara un camino que no lleva a ninguna parte.  A su lado,  el niño B,  que escapó de la mesa antes de que sirvieran la cena y se acercó en silencio.  Atrapado entre la palma de su mano y sus dedos,  trae a un superhéroe.  Ambos se miran  con lentitud,  se concentran en las langostas, que inmóviles descansan en su cárcel transparente. El niño B apoya al superhéroe  contra el cristal,  lo acerca al coche  pero sin tocarse, ni decir nada, les basta con averiguar juntos  lo que ocurre en el fondo de la pecera, que se refleja en sus ojos.  El niño A accede  a que su coche se convierta en el medio de transporte del superhéroe.  Así que juntan manos y dedos, unos y otros para hacer coincidir esta aventura de rodar al unísono, en un ejercicio magistral de sincronización. Después a modo de aceptación total, se lanzan en una carrera entre las mesas del fondo, como dos viejos compinches de toda la vida.  La madre del niño A se levanta para ir al baño y sin querer golpea la silla del padre del niño B.  Choca con los ojos del hombre y le hace un casi imperceptible gesto de disculpa antes de seguir su camino.  Ellos, los adultos, nunca superarán este instante de (in)comunicación, en ese gesto estaban contenidas todas las palabras que iban a decirse. Sus hijos ya son amigos.

h1

Los mejores informativos

noviembre 8, 2009

Hoy es domingo, uno de esos días lánguidos por los que me arrastro entre estornudos y mocos. Me tumbo en mi sofá-transbordador espacial a desandar por los canales de la tele y después de leerme los periódicos en la Red y chuparme una porción de la galaxia noticiosa llego a una conclusión:  La escasez de noticias eleva la calidad de los informativos. Me explico, Telecinco no tenía una operación policial contra los rumanos (la especialidad de la casa después de la telebasura o quizá como parte de esta), Antena 3 no disponía de imágenes de  bandas latinas  desarticuladas, no hubo manifestaciones, ni violencia urbana, ni ataques terroristas en el País Vasco, los políticos no hicieron declaraciones de cortina de humos. A  la Cuatro y  a la Sexta no les daba para rellenar con los piratas y el secuestro del Alakrana, ni con alguna acción de Greenpeace, ni siquiera tenían fotos de esas con las que cierran algunas de sus emisiones. Los presentadores parecían desolados.  Entonces, lo mejor de todo, ante esta falta de contenidos IMPORTANTES, los directores de las respectivas emisiones, elaboraron los mejores informativos de la semana: Hablaron de una obra de teatro, del descubrimiento de un planeta, con reconstrucción 3D incluida, de una exposición en el Matadero de Madrid sobre videojuegos que estimulan las emociones.  Me temo, que Ufff,  mañana lunes llegarán machaconas las noticias, -las mismas que engordan los informativos cada día,  los muertos de la cotidianidad, los atracos a los joyeros, los ñetas y sus estúpidas y amplificadas heroicidades, la vieja novedad de la prostitución en Barcelona, los ‘dimesydiretes’ del monopartido PP-PSOE.  Y tendré que esperar otra excepción, otro agujero negro de noticias para poder disfrutar de los mejores informativos.

h1

Las cosas del viejo Bob

noviembre 7, 2009

You always said people don’t do what they believe in,dylan
they just do what’s most convenient, then they repent.
And I always said, “Hang on to me, baby, and let’s hope
that the roof stays on.”

Bob Dylan, Brownsville Girl

h1

Contradicciones de una oveja

noviembre 4, 2009

En las dictaduras, las personas son controladas en contra de su voluntad.  Los individuos son etiquetados y nombrados como una masa uniforme; a los más incómodos o intranquilos les abren expedientes, con fotos e  informes que otros escriben sobre lo que ellos dijeron en tal o más cual momento. Detalles que -nunca se sabe cuando- servirán para incriminarlos.  En las  dictaduras muchas personas eligen el anonimato, los espacios abiertos y evitan hablar demasiado.  En las llamadas democracias, las personas nos  etiquetamos nosotros mismos, por iniciativa propia colgamos los recuerdos más personales -como expedientes-  en lugares donde cualquiera pueda verlos, revelamos a voces nuestros gustos y preferencias,  respondemos sin pudor a las preguntas que empresas interesadas en sus clientes nos mandan a la dirección que dejamos a la vista de todos. En estas democracias, las personas nos abrimos alegremente  una cuenta en Facebook y  otra en Twitter para alistarnos sin reservas al archivo humano más grande y peligroso que existe…¿Para combatir las dictaduras?