h1

CO-HE-REN-CIA

diciembre 10, 2009

Coherencia.(Del lat. cohaerentĭa).

1. f. Conexión, relación o unión de unas cosas con otras.

2. f. Actitud lógica y consecuente con una posición anterior.

3. f. Fís. cohesión.

Fuente: Diccionario de la Real Academia Española

DE UNA PARTE nuestro jefe, que nos humilla, que nos amenaza con deshacerse de nosotros, gracias a nuestros endebles contratos, que no toma en cuenta nuestras opiniones y la mayoría de las veces ni siquiera nos escucha; un tipo que aplasta nuestra iniciativa como si de un insecto molesto se tratara.

CONSIDERANDO que tenemos que soportar sus cuentos intrascendentes durante las comida, esos días en los que intenta ser el coleguita de a pie y nos pregunta por nuestro grupo favorito de la adolescencia, mientras a mí me viene  una naúsea profunda desde el fondo de mi estómago.

CONSIDERANDO y como agravante que además  se suma la jefa más jefa, un personaje deleznable que al coincidir en un estrecho pasillo ni siquiera nos saluda, porque cómo un ser superior va a dedicar un segundo de su existencia a decirle ‘hola, buenos días’ a organismos de otras especies sociales, primitivos e inferiores, como nosotros.

DE LA OTRA PARTE, nosotros, profesionales vilipendiados, mal pagados, curritos que quieren despedir el año bebiéndose unas copas, riéndose, disfrutando de su pequeña venganza del pringao.

Los HECHOS aquí planteados que el jefe y la Superjefa imponen su presencia, se cuelan en nuestra cena, se sientan a nuestra mesa e intentan esa noche convencernos de su cercanía, de su pertenencia al grupo. 

El RESULTADO:  todos nos quejamos de la presencia de la autoridad, de los intrusos, nos lamentamos de lo inoportuno de tener en la mesa a los JEFES.  Todos vamos a ir a la cena de Navidad con los JEFES.  Yo necesito  ser coherente en su segunda acepción.

8 comentarios

  1. En eso eres igual que yo, no se si ser asi es bueno o es malo, a veces trae malas consecuencias; pero me cuesta mucho trabajo ser hipocrita y siempre soy consecuente con mis ideas…
    Creo que al otro tipo de gente les va mejor en la vida, los hipocritas son “mas simpaticos”.


  2. Piensatelo dos veces antes de no ir, a no ser que tengas una buena excusa para no asistir. A veces no se debe nadar “contra la corriente”… y esto suena terrible; pero hay momentos en que se deben hacer las cosas por conveniencia propia.


  3. Bueno, yo asumo mis responsabilidades. Tampoco hay que exagerar.


  4. Ay, mondo difficile e vita intensa!
    Algo que es una obligación a veces, las personas deciden hacerlo por y con placer. Y en vez de quitarle lo que lo hace desagradeble, se lo vuelven a complicar invitando a quién representa todo lo que les hace estar mal en su diario laboral.
    No entiendo a la gente. Como siempre.
    Coherencia, eso es lo que falta en este mundo.


  5. A veces no necesitamos ser hipocritas, solo cortes, tener empatia. Muchas veces ese jefe bajo mascara de duro esta atrapado en un terror sordo a los subordinados. A veces los subordinados odian al jefe y le hacen dificil la vida simplemente porque son jefes y en el fondo solo tienen envidia de no ser ellos los jefes. Hay mucha diversidad de causas en el comportamiento para estar etiquetando de manera simple. Hay de todo en la cazuela pero lo primero que necesitamos es la capacidad de ponernos en el zapato del otro, luego tratemos de juzgar y por que no, tambien comprender.


  6. Bueno, Anto, para mí los JEFES nunca son parte del grupo de subordinados o colaboradores, como -a veces eufemísticamente- se dice. No son parte del grupo, ni siquiera cuando son buenos JEFES. ¡Imagínate, cuando no lo son! En general, son Ellos y Nosotros, porque sus intereses difieren de los nuestros. En mi caso, la cosa se complica, porque mi JEFE desde hace tres años nos trata como chorizos y de vez en cuando, no sé si como penitencia, pretende camuflarse entre nosotros. Parece que cumpliera un exorcismo y tratara de recuperar al chaval de barrio bajo que alguna vez fue. Pocos de nosotros tenemos una relación afable y de confianza con él, entonces, esa cortesía de la que hablas está bien en el trabajo. Una cena en tu tiempo libre la haces con tus amigos, no con tu JEFE, pero claro, es mi manera de ser coherente. Cada uno vive la suya.


  7. Estoy de acuerdo en eso de que el tiempo libre es para aquellos con los que queremos compartir no para la cortesia, ese sistema de “cenas y fiestas jefes/subordinados” son una fantasia, unos las detestan y otros se detestan por asistir, es otra forma de doble moral. No quiero reirle las gracias (o pesadeses!) a un jefe, pero lo que no me gusta es como se etiquetan bajo un manto unico de incapacidad, odio y desamor. A veces una persona es tu amigo o tu companero de trabajo, pero un dia pasa a ser tu jefe por razones “X”, ya a partir de ahi que es?, tu indeseable jefe, o sigue siendo tu amigo. La coherencia va de la mano de la diversidad. Se coherente contigo mismo, con tus valores y amores y seras justo.


  8. Sinceramente me alegro mucho por ti que hayas tenido tan buenos jefes. Son todas opiniones válidas, que evidencian la diversidad de este mundo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: