Archive for the ‘Los raros’ Category

h1

El tópico de ser gay

diciembre 20, 2009

…Eres peluquero, arquitecto o diseñador.  Gareth Thomas no encaja en el molde. Es jugador de fútbol rugby, pero no uno del montón, no uno que juega con sus amiguitas de locas correrías. Thomas es una leyenda de ese deporte en Reino Unido y un mito de la masculinidad, en ese mundo macho del fútbol.  Pero la gente se cansa de ser otro, de disimular, de estar callados en la mesa cuando los demás cuentan las vacaciones con sus maridos, novias y novios heterosexuales.  La gente se harta de casarse para que la sociedad lo aplauda o lo acepte entre los ‘normales’.  El jugador leyenda del rugby británico, de 1.92 y 100 kilos de músculos y hueso decidió ayer decirle al mundo: Soy gay.  Thomas, de 35 años no es peluquero, ni arquitecto, ni diseñador.

Anuncios
h1

Hablar del poeta Gil de Biedma

noviembre 29, 2009


Qué se puede decir de este hombre. Lo que dicen las aburridas  definiciones de las enciclopedias, el típico nació en 1929, en el seno de una familia catalana acomodada, por ejemplo.  O preferimos lo del maricón-poeta que dedicó su vida a la lírica y al sexo,  a las orgías artísticas y lujuriosas del verso y de la carne. No lo sé, me da igual.  No me interesa etiquetar a ‘El Cónsul de Sodoma‘, como decidió llamar el director de cine Sigfrid Monleón a su biopic sobre el mejor representante de “la poesía de la experiencia”.  Yo me quedo con su crudeza y su soledad. Si la escena de sexo de la película, entre Bel (Bimba Bosé) y Biedma (Jordi Mollà) ya se comentan en los medios y los calentones ya han provocado la censura y el ardor en muchos, pues también me conformo. No será el non plus ultra del arte, sin duda. Al parecer la cinta basada en la biografía escrita por Miguel Dalmau (Circe 2004) se habla poco de sus metáforas poéticas  y más de  sus orgías con marineros. Yo aún no he visto la película, ni la critico, pero después de mirar el tráiler y leerme algunos comentarios, pienso que quizá se convierta en la primera aproximación de muchos a Jaime Gil de Biedma, a través de su vida erótica.  Ahora mientras releeo su ‘Pandémica y celeste’  ó  ‘Un cuerpo es el mejor amigo del hombre’ quién sabe si el poeta, desde allá donde esté, se regodee en este retrato del deseo que lo mató.

h1

Las cosas del viejo Bob

noviembre 7, 2009

You always said people don’t do what they believe in,dylan
they just do what’s most convenient, then they repent.
And I always said, “Hang on to me, baby, and let’s hope
that the roof stays on.”

Bob Dylan, Brownsville Girl

h1

El hombre artificial

octubre 18, 2009

El hombre abrió su nevera y se derramó su personalidad sobre el suelo de la habitación.  De entre los cubitos de hielos saltaron frases y algunas de sus palabras. Desde el tarro de yogurt me sonrió graciosamente su verdadero yo, mientras que su sonrisa se relamió con dientes y labios de mermelada de fresa; en una taza de café descafeínado, frío de tres días, conservaba los gestos de sus largos dedos con los que gesticulaba para ayudar a su tartamudez a tartamudear. En un ‘taper’ flotaban unas lentejas  junto a esa manera lánguida de mirar con la que te decía todo.  Traté de asomarme dentro de él, pero cerró la puerta rápidamente, apenas pude atisbar una botella plástica de ketchup por esternón y otra, más pequeña de mostaza, que  bombeaba un líquido oscuro con sabor a cacao.   Respondió a mis preguntas o no, a veces dudo que alguna vez existiese esa conversación, porque no dejó migajas sobre la mesa, digo palabras. Me sonrió, nos sonreímos ambos por cortesía, porque quizá teníamos algo más que decirnos, pero no sabíamos exactamente qué.  No me gusta ser pesada, así que no insistí, le dije cómo llegar al baño, seguramente tenía deseos de fumar y de librarse de mí.  El zumbido de la redacción  asesinó cualquier posibilidad de diálogo entre nosotros, entre el escritor publicado, yo periodista sin publicar.  “La personalidad está en la nevera -me dijo-  Seguramente abrí tanto los ojos, que Agustín Fernández Mallo, tuvo que explicarme, “en lo que comemos, en lo que compramos, y de ahí a la basura”. Yo sólo traducía las preguntas de los internautas, mientras la luz blanca y artificial de la habitación nos ponía cara de flexo.

h1

Robert Mapplethorpe, el porno que ya no existe

septiembre 20, 2009
Man in the Polyester Suit. Robert Mapplethorpe

Man in the Polyester Suit. Robert Mapplethorpe

Las fotos de Mappletorpe ya no existen.  Están sus negativos,  las cartulinas impresas una y otra vez para que veamos un pene gigante  que atisba desde una cremallera abierta o un negro que vuela desnudo ante mis ojos. Están sus flores,  gentiles y aburridas que exhiben las galerías más pacatas del mundo para escribir en sus catálogos que alguna vez tuvieron una exposición del hombre-escándalo.  Esas imágenes, es cierto, están ahí y nadie podrá borrarlas. Sin embargo,  sus modelos brillantes que alimentaron el voyeurismo de tantos, que sacudieron a medio mundo en los años 90, ya no están. Y cuando digo eso quiero decir que esa insidia pornográfica de exhibir lo que la gente esconde es ya pasado, el pasado que hace de Mapplethorpe un clásico.  Este porno que nos convirtió a todos en inmorales -a mucha honra- se quedó plantado aquí,  en sus fotos, porque él no conoció photoshop, ni vivió los tiempos donde campaba la vigorexia. Entonces, bastaban los contrastes, las luces, por eso su provocación y su bandera de la visibilidad homosexual masculina es tan original y tan lejana.  Los imitadores creen que es suficiente con encontrar un negro y dispararle un click apuntando bien a lo que ya sabemos, pero eso ya lo hizo Robert Mapplethorpe. Ahora ya no tiene gracia.

h1

Annie Leibovitz pide un crédito

febrero 28, 2009

La fotógrafa Annie Leibovitz y la escritora Susan Sontag fueron pareja durante 15 años. Ambas compartieron vannieleibovitzdemimooreida y muerte, porque fue Leibovitz quien le hizo las últimas fotos, calva y ojerosa, al que fuera el amor de su vida.  Susan Sontag murió en 2004 y la artista, que inmortalizó a John Lennon y a Yoko Ono abrazados desnudos  ha tenido que enfrentar varios litigios por las propiedades que ambas compartían. Para no perderlas ha tenido que  pedir un préstamo millonario suficiente para pagar el 50 por ciento al Estado norteamericano, según publica The New York Times.  Leibovitz  como aval puso la propiedad de sus obras,  los derechos de autor, los negativos y los derechos contractuales de cada fotografía. Esta mujer cobra 100. 000 dólares  por jornada de trabajo y pagará sus deudas mejor que muchos de los que debemos a los bancos. Cómo se las arreglará la señora Leibovitz  es intrascendente, lo verdaderamente terrible es que las parejas homosexuales permanezcan en ese vacío jurídico, donde la desprotección es encontrarse de frente a la calle vacía o a las puertas de un banco.

h1

Perdonarle la vida

febrero 12, 2009

Tenía 17 años cuando leí por primera vez  Rayuela. Lo leí,  como se leen los libros normales, un capítulo detrás de otro, y no como cortazarsugería Cortázar con ese (des) orden creado por él. No entendí nada, pero me pareció maravilloso. Ya decía Lezama Lima que sentir era una manera de entender. Pues yo creo que sentí cada una de las palabras escritas por Julio Cortázar y a mi manera había entendido aquella historia de amor con La maga y el hambre parisina. Antes, ya me había leído Historia de Cronopios y de famas, también sus poesías entrecortadas y tristes.  De Cortázar me gusta todo, también los cuentos fascinantes y enrevesados, como su vida. Por culpa de ‘El perseguidor’ escrito por este gigante de barbuda sensibilidad empecé a escuchar jazz y descubrí a Charlie Parker.  Pero Cortázar no se agota, volví de mayor sobre Rayuela, insistí entre este laberinto de palabras entendí lo que quise. Entendí que hay gente maravillosa a la que la muerte debería perdonarle la vida.