Archive for the ‘Otros’ Category

h1

La última

enero 17, 2010

No me canso. Nunca me canso de escribir. Me canso de que me lean. Mis amigos sabrán donde encontrarme…

h1

Concierto en vivo de U2 en YouTube

octubre 21, 2009

Aprovechar  mientras se pueda.  Ese es mi lema en la Red,  en la que cada vez los de siempre intentan hacernos pagar hasta  por hacer click U2-youtube-blog.  Aprovechemos, entonces, lo que nos queda gratis, por el momento.  U2 Transmitirá en directo  a través YouTube su concierto en Pasadena de este domingo 25 .  Por primera vez en Internet se podrá seguir la penúltima presentación del año de la banda irlandesa.  A través de su página oficial, U2 informó que más de 96 mil seguidores asistirán virtualmente al espectáculo que forma parte del The 360° Tour, la gira que rompió récords de asistencia en la mayoría de los lugares que ha visitado. La transmisión en YouTube llegará a los cinco continentes.

h1

La olimpiada es un estorbo

julio 30, 2008

El espíritu olímpico no existe. Se perdió en algún momento, se evaporó. Desapareció. El barón de Coubertain se moriría otra vez si viera en lo que se ha convertido el deporte. En un medio para fabricar monstruos que generen dinero. Desde hace un mes los medios llevan y traen el polémico no del Fútbol club Barcelona a que uno de sus jugadores, Leo Messi, asista a los Juegos Olímpicos con su selección, la de Argentina. Laporta y compañía han reclamado con el título de propiedad en mano, entiéndase contrato, para que este atleta juegue para lo que se le paga y punto. La Olimpiada es un estorbo para los planes culé. A este jugador, que a esta altura debería llamarse Lío Messi, no deberían importarle un huevo las olímpiadas. Los Juegos Olímpicos no significan nada para los clubes, estas empresas que bien lejos del espíritu deportivo solo ven en cada fichaje, no a deportistas, sino euros que corren por el campo. Esa bronca de comadres entre los dirigentes del Barça con la Federación Argentina ha terminado hoy con la decisión de la FIFA. Los clubes están obligados a ceder a sus jugadores menores de 23 años. Es decir, si Messi hubiera tenido 24 años se hubiera quedado sin Juegos Olímpicos, a pesar de todo el bla bla bla del espíritu y el deporte sano y más del bla bla bla que ya conocemos. Me alegro por Messi, porque parecía un conejito asustado cuando le preguntaban y hasta su padre había pedido al Barça que le permitiera participar en los Juegos de Pekín. El argentino irá con su selección por esta vez. Yo no espero los Juegos por él, sino por los demás, los anónimos que no tienen ni patrocinador, los que tienen para vivir la mensualidad que les paga su comité nacional. Yo espero con ansiedad cuatro años para descubrir que existen otros deportes, además del fútbol. La sociedad entera se desintoxica del opio futbolístico que imponen los medios para disfrutar de la natación, las competiciones de remo, las carreras de atletismo, el salto con pértiga y sin ella, el ajedrez, el voleibol, y otras disciplinas deportivas fantasmas. Ya tengo mi platea reservada en casa y espero verlo todo, hasta cuando los maratonistas caigan como moscas en el clímax del esfuerzo en esa ciudad donde se respira plomo. ¡Viva el espíritu olímpico, amén!

h1

La (in)utilidad de las Cosas

marzo 19, 2008

¡Las cosas! Las grandes, las pequeñas. Estamos rodeados de ellas, tan útiles, tan necesarias, tan cómodas. Son las cosas con las que llenamos la cotidianidad: tan modernas, de tan buena calidad, tan bonitas, tan caras, tan baratas. Todos los adjetivos sirven y al mismo tiempo sobran. Así son las cosas, a las que siempre les va tan bien el viceversa. Se cuelgan de nuestro cuello, como el Ipod o las gafas y nos chantajean con su espíritu práctico y su carácter irreversible. Pero están también, las otras cosas, esas que viven dentro del armario y nos estrujan de nostalgia cuando intentamos deshacernos de ellas. Es el cuaderno de matemáticas de tercero o la maleta de la primaria con su broche metálico. Son los souvenirs que compramos o nos han regalado en aquel inolvidable viaje a Casiopea, por decir algo. Y por demás, hay cosas que nos persiguen para que las compremos, las que nos hacen guiños, detrás de los escaparates o las que te asaltan a mitad de tu serie preferida en acosos que duran 12 minutos. La cosa se pinta interminable, infinita o tal vez, estoy cosificando demasiado este discurso. Reviso mi cartera y cuento, entre otras cosas: un llavero con cinco llaves, tarjetas de créditos, tarjetas del super, tarjetas de salud, de seguridad social, tarjeta de débito, tarjeta de navidad del año 2000 que alguien me regaló, carné de conducir, carné de la biblioteca, el del trabajo, el abono transporte, el de la piscina. ¡La mar de cosas! Cuando a veces nos basta un trozo de sol y una canción para ser feliz. Y no hace falta irse a África por tres meses, para entender para qué sirven tantas cosas.

h1

Bobby Fisher: 64 años, 64 casillas

enero 18, 2008

bobyfisher.jpgbobyfisher.jpgEra el Rey de su propia partida. Hoy la ha perdido. Jaque Mate a Bobby Fisher, el artista, el matemático frustrado, el genio. Jugaba al ajedrez como quien respiraba. Estaba enamorado de la dama blanca, pero de tanto en tanto tenía una aventurilla con la negra. Para él la vida era esta: solo existía en un universo formado por 64 casillas, pero lleno de posibilidades. El rey era un poco aburrido y estático. Apenas le interesaba. El Alfil, demasiado radical. La torre, dinámica, de sus preferidas. Los peones, imprescindibles. Los caballos, lo mejor. Del mundo verdadero, Bobby Fisher, escapó o tal vez fue expulsado a patadas. No entendió las reglas de los que quisieron convertirlo en un símbolo político. Todo por ganarle a un ruso en plena guerra fría, cuando él solo hizo lo que sabía: jugar al ajedrez. Ganar.
Sí, quizás tengan razón los que dicen que estabas un poco loco, pero si estamos ya tan cuerdos que no nos mueven las pasiones, sino las corduras, me quedo contigo, Bobby Fisher. El maestro, muerto a los 64 años en la indigencia, atrapado en un tablero a cuadros, blancos y negros. Sesenta y cuatro casillas para vivir, para enloquecer.

h1

Un año más…

enero 2, 2008

080102unanomas.jpg
Zapatillas de moda,
relojes plásticos, de moda,
camiseta alegre, desmangada con un toque bakala o
anárquico (ya no se sabe)
perder el sentido común y la cabeza
en un accidente contra una mujer
que conduce a 300 por hora
Pretender alcanzar la medianoche
para hacerle el amor a todas las estrellas
Querer un hijo,
jurar fidelidad y no cumplirlo
amar, hamar y hamarrr
Alistarse en el Ejército
al servicio de la belleza
Consumir poesía
hasta morir de sobredosis de canciones del Silvio,
del loco, del de entonces
Creer que los años tienen 365 mil maneras de vivirse
cuando son tan pocas, apenas unas cuantas.
Al final, pobre tonta,
romántica de mierda
te estrellas contra todo
Un bofetón de realidad te enfrenta,
a las cuentas,
a la lluvia,
a las arrugas y al llanto
de más de tres minutos

terminas en el suelo igual que los payasos
y te sienta fatal el parangón.
No te vale de nada el camuflaje
¿Es que no te das cuentas todavía?
Tu oportunidad ya la viviste
Esto es todo.

h1

La verdad, de Luis Alberto de Cuenca

noviembre 28, 2007

La verdad es que no sé qué es la verdad,
y no puede ser bueno que no sepa
algo tan importante como eso.
La verdad es que si alguien va y me dice:
“Es muy sencillo, imbécil: la verdad
es esto o es lo otro o las dos cosas”,
me deja estupefacto. Y si pregunto
qué es la verdad en realidad, si esto,
si lo otro o si al tiempo las dos cosas,
mi informante contesta: “Eso depende”,
y, la verdad, me quedo como estaba.