Archive for the ‘sociedad’ Category

h1

La vida al revés

julio 18, 2008

Todos los días leo las noticias, mi manía informativa compulsiva no me deja hacer otra cosa. Junto al café con leche me enveneno la jornada con una dosis masiva de absurdos. Desde que empezó el Tour de France no pasa un día sin que echen a un ciclista por doparse, generalmente, los héroes de ayer se vuelven positivos por Epo, al siguiente y todos los adjetivos pronunciados y/o escritos son sustituidos por otros que significan lo contrario. Me desarman, pero no me inmuto. En estos tiempos se cambia de opinión y deseo con demasiada facilidad. Sigo mi Tour, el informativo, porque el ciclístico lo dejo para siempre con su trampa intrínseca y su antideportivismo. Pero en otros ámbitos el tono no cambia, el despropósito y la enajenación nos persiguen. La crisis es ya crisis. Declarada y al acecho, cada minuto es como una cascada interminable de malas noticias (sobre todo si ve Telemadrid, donde solo nos queda suicidarnos votando al PP). El paro sube, las grandes empresas se declaran en bancarrota dejando al garete sus compromisos, otras, por el contrario, se deshacen de sus compromisos, antes de la quiebra y echan a la calle a cientos de sus trabajadores.

Mientras todo eso sucede la gente hace colas de tres días en medio de esa calle, adonde van a parar los desempleados, para hacerse con un teléfono de última generación que les cantará la ‘ninanana’ , cuando sus empresas los echen…para no caer en bancarrota. ¿Entendéis algo? A mí se me escurre la realidad, como el argumento de una gran película de terror, de esas en que uno llega al final sin ver al monstruo. Me ahorro los adjetivos, no quiero tener que sustituirlos mañana. No tengo tiempo, ni me sobra el sentido del humor. El justo para leer que las sexy shops llegan a los espacios publicitarios de la tele. ¡Qué coincidencia! Mientras peor vamos, se sigue sobredimensionando el sexo. Al final, tanto surrealismo nos está llevando a lo que leo, chavales que ya no pueden más de experimentar la normalidad de un orgasmo y se dedican al sexo de riesgo. El riesgo está en que mueren asfixiados, porque para alcanzar el máximo placer hacen el amor con la cabeza dentro de una bolsa plástica. Qué pena: la crisis nos lleva a comprar, el trabajo, a la calle y el sexo, a morirnos. Todo patas arriba, sin más.

h1

El mobbing y Julio Iglesias

julio 2, 2008

Están los jefes tóxicos y los compañeros intoxicados, el mal ambiente y los ordenadores disfuncionales. Están los despidos y los despedidos, los ‘parados’ y también los sentados. Están los acondicionadores del aire de una oficina y el aire sin condiciones. Pero aparte de todo eso, también está el mobbing. Nadie lo ve, nadie lo siente, o hacen como si nada, pero tú que llevas 16 años en la Empresa le conoces la cara y el olor. Has probado el sabor que te deja en la boca, y la indigesta presión en tu estómago; y la falta de apetito y el insomnio y el todo lo que haces está mal. Ese parece ser el cuadro técnico del mobbing en el que hasta los que te quieren comienzan a pensar que estás poniendote un poco paranoica. Pero, yo sé que no. El mobbing o acoso laboral existe, me gusta decir Mobbing, porque la palabra en inglés tiene más violencia y cuando la leo siento hasta la música de Tiburón. Y es, precisamente así como se comportan los acosadores: como tiburones. Te detectan, te rondan de aquí para allá, mareándote , cazándote hasta hacerte sentir insignificante e insegura. Mobbing, la tecleo en el buscador y me salen más de 5 millones de entradas. Es más famoso que Julio Iglesias & family, que sólo tiene 4 millones y poco más. Y sin embargo, se habla menos del mobbing. Frente a su poder nos quedamos en silencio; un silencio respaldado e incentivado por empresas, donde la estrategia profesional es comerse los unos a los otros y el que quiera subir sabe cómo hacerlo. Termino como empecé, el mobbing respira a nuestro lado, a veces se toma un café con nosotros, e incluso –según leí recientemente– te suelta una sonrisa. El mobbing es confuso y desorienta. El mobbing existe y hay que ¡¡¡GRITARLO!!!

h1

Los sinónimos de ‘inmigrante’, según la UE

junio 19, 2008

Ya no basta que la cotidianidad informativa haya impuesto sus piropos para referirse a los inmigrantes: “los sinpapeles”, “los ilegales”. Pocas veces los diarios usan el sustantivo personas para hablar de los que llegan al continente sin visa, sin maleta, sin NADA. La Unión Europea ha ido más allá de las palabras: Ha aprobado la nueva directiva de retorno, como le llaman a la recién votada normativa sobre inmigración, con 367 votos a favor, 206 en contra y 109 abstenciones. La vergüenza y la decepción mayor es que los socialistas españoles se alinearon en la eurocámara con la derecha nacionalista y los populares. Las enmiendas que pedía el Bloque socialista europeo fueron rechazadas en su totalidad. Qué rara posición la de los socialistas españoles que recién ayer cuando defendían con uñas y dientes la renovación de su Gobierno tachaban al PP de racistas por proponer el contrato a los inmigrantes y otras iniciativas igual de surrealistas. Hoy es el Gobierno socialista español el que vota la línea de Sarkozy, Berlusconi y Merkel. La normativa permitirá que los inmigrantes irregulares pueden estar internados en centros de acogidas hasta 18 meses. En estos momentos, Reino Unido, Suecia, Grecia, Dinamarca, Finlandia, Estonia, Irlanda, Malta y Holanda no tienen límites de tiempos y los extranjeros sin documentación pueden estar presos de forma indefinida. Además con esta nueva normativa será posible para Europa repatriar a los extranjeros menores de edad a terceros países sin su familia, se les podrá reagrupar en sus lugares de origen con tutores que no sean familiares directos. Los inmigrantes legales no podrán traerse a un hijo mayor de 18 años, la reagrupación familiar estará casi prohibida. Los medios han hecho su parte para preparar a la opinión pública. Los políticos completan la faena. ¡Gracias a todos! finalmente lo hemos conseguido: criminal, inmigrante, delincuente, patera, bomba, inseguridad son lo mismo. Un estorbo para la grande y egoísta Europa.

h1

Compra un periódico

junio 4, 2008

Si necesitas una vajilla de 32 piezas, compra un periódico. Si te emocionan las canciones de Miguel Bosé y quieres la colección completa, compra un periódico. Que un paraguas, que una bolsa de playa, que unas gafas verdes, que la pieza de un puzzle, que un juguete erótico, que la cabeza de un dinosaurio de plástico, basta conque compres un periódico. Si te es imprescindible tener un reloj cucu sin cantante, ( el ave viene con la entrega siguiente y cuesta el doble), compra un periódico. Tú, en realidad lo que necesitas es el primer CD de un curso de inglés para inmigrantes, el barniz de uñas, el chal de hilo, el coche en miniatura, las pantuflas de lona de rayas, la peli de culto que vienen con el periódico. El periódico es tu pretexto, porque los periódicos son negativos, tiznan los dedos, manchan la ropa, abultan de manera inconsolable la mente y el bolso. Si miras bien, justo a cada lado de los estancos hay siempre una papelera; tira ahí tu periódico y llévate a casa lo importante.

h1

Contra la homofobia

mayo 17, 2008

Todos tenemos amigos y vecinos maricones, y una tía tortillera o tan solo medio marimacho. ¡Todos somos tolerantes! ¡Qué simpáticos! ¡qué creativos! ¡qué… dicen de los gays, hasta que viene tu hijo Juan y se para frente a ti para decirte que le gustan los chicos. Entonces, la moderna y lúcida perspectiva de la vida se les desinfla. Hace nada más que 18 años los homosexuales eran considerado enfermos mentales por la Organización Mundial de la Salud. Para muchos todavía lo son. Enfermos, pervertidos, pedófilos, depravados, y todo lo que tenga que ver o no con conductas inmorales o reprobables por la gente de bien. Obviamente, los homosexuales no están entre estos últimos. No creo que valgan las etiquetas. Los homosexuales y los heterosexuales son iguales. Yo trato de explicarlo con sencillez, porque no entiendo porqué molesta tanto que alguien no quiera chocolate y elija fresa. Nunca entiendo porqué está tan sobrevalorado lo de la orientación sexual, qué cambia si lo haces de una forma o de otra, o con quién. ¿Y a quién puede importarle tanto? Hoy más de 70 países en el mundo criminalizan la Homosexualidad y condenan los actos sexuales entre personas del mismo sexo con penas de prisión, en casi una decena de estos las condenas son la pena de muerte. Eso no es fresa y chocolate. Estos no entienden las diferencias, estos no son tolerantes. Estos siguen creyendo que ser homosexual es una enfermedad. ¡Qué miedo me dan!

h1

Pongamos que hablo de…mierda

mayo 13, 2008

En días pasados hablaba de la porquería espiritual, del periodismo basura. Hoy dejando las metáforas a un lado, hablo de la mierda real, esa que desborda las aceras del centro. ¿Que no la ha visto? que ha pasado rapidamente rumbo al trabajo y no se ha dado cuenta. ¿Qué, tienes la nariz de hierro, chaval? Las bolsas de inmundicias se desparraman con desenvoltura en mi camino. Pillo la calle para no tropezar con un mar de botellas, donde puedo tranquilamente naufragar. Me pregunto qué es lo que pasa. Este domingo no le he dado los buenos días al hombrecito verde fosforescente que barre las secuelas del botellón en mi calle. Creí que se había quedado dormido. En mi curro de fin de semana a todos le pasa alguna vez.

Pero el lunes la calle se encrespaba entre las cajas de pan de pita del restaurante árabe y los cartones de la ferretería de la esquina. Lo confirmé en los periódicos: Había huelga ¡A gozar, que la mierda nos va ahogar! -canté para mis adentros, mientras esquivaba restos de vómito, papeles irreconocibles, latas y más latas de cerveza, cajas de pizzas, revistas interview atrasadas (pequeño paréntesis, siempre creí que los tíos las conservaban en el baño hasta la eternidad). Todo una proeza, saltar con obstáculos por las mañanas. Semidormida me asusto cuando una papelera escupe la botella de agua que trato de encajarle en las entrañas ¡jo, qué mierda, nunca mejor dicho! Mis supergas se hunden en un cremoso excremento animal. Mi último pensamiento antes de morirme de asco es Ana Botella, delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid; dice que no es culpa suya, que si no es de peras y manzanas, ella no tiene nada que decir. Que la basura es cosa de las pequeñas empresas a las que el consistorio madrileño subcontrató para que garanticen la limpieza de la ciudad. Aquí sugiero volver a entonar el ” a gozar, a gozar, que la mierda te va a ahogar” (Puedes sustituir libremente el ahogar por matar que no tiene copyright). Si las empresas de mierda le pagan una mierda a sus trabajadores, porque les importan una mierda, entonces, bienvenido al club y que nos coma… la mierda.

h1

Estoy contigo, Telma

mayo 12, 2008

No te conozco, pero estoy contigo. Si los jueces se llenan de valor y dictan sentencia a tu favor, entonces sí que la economía española se viene abajo. La crisis del ladrillo será un recuerdo de nada, al lado de la crisis de la telebasura, del periodismo carroña, este que cada día mueve toneladas de palabras, que no sirven más que para descalificar, mentir y alimentar lo peor que cada uno de nosotros lleva dentro. Si eso llega a pasar y cada medio informativo tuviera que vivir de información real y no de escarbar en la vida de los otros para generar inmundicia, entonces sí que bajarían las cifras del crecimiento económico del país. ¿Cuántas empresas viven de la telebasura, del periodismo sin escrúpulos? Muchas. ¿Cuanto dinero mueve el negocio? Millones. Estoy contigo, Telma Ortiz. Este grito casi unánime que pide respeto por la libertad de prensa no lo he escuchado antes. No lo escuché cuando mataron a -los casi olvidados- Ortega en Haití, o a Couso en Iraq, mientras trataban de contar la guerra. Hoy, un Ejército de abogados representan a los medios demandados por utilizar la imagen o el nombre de esta mujer, Telma Ortiz, quien tiene la gracia y la desgracia de ser hermana de la princesa, materia prima ideal para fabricar patatas informativas. Nunca antes había visto tanta complicidad en los medios para amplificar la supuesta importancia del derecho a informar. ¡Qué farsantes! El derecho a informar le llaman a acosar a la gente normal, a exprimirles hasta la última gota de su privacidad para venderla con la dosis añadida de putrefacción. Que sea verdad o mentira, eso no importa. La verdad no cotiza al alza, solo si escribimos de la cama de Dareck y el culo de la otra tendremos la GRAN NOTICIA. Demósle al público lo que piden, ellos pedirán lo que le damos.